Alimentos y productos detonantes

Quizás lo más importante que puedes hacer, es identificar aquellos productos y alimentos que pueden desencadenar en ti:

  • ansiedad

  • antojos

  • comportamiento propenso a generar atracones de comida y a no poder parar de comer.

Identifica las trampas que te harán retroceder

¿Qué son los alimentos detonantes?

Los alimentos o productos detonantes son aquellos que desencadenan un curso de eventos que nos llevan a comer en exceso y a no poder parar. Gatillan en nosotros un comportamiento adictivo, en donde las señales de supresión del apetito dejan de funcionar, nos generan ansiedad, sentimientos de culpa y pérdida de control.

Estos productos “detonantes” te pueden llevar a retroceder y perder lo que has ganado durante el programa.

Identifica dónde se encuentran las trampas que te pueden llevar a retroceder y evítalas. No olvides revisar continuamente tu guía práctica sobre Cómo lidiar con los antojos.

Cuidado con los alimentos GAS

Los detonantes más comunes son aquellos alimentos ricos en calorías y altamente sabrosos que a menudo encontramos en la categoría de productos GAS – Grasa – Azúcar/Almidón – Sal.

Por ejemplo:

  • combinaciones de azúcar y grasa como las galletas y helados o,
  • grasa y sal como las papas fritas y maní salado.

¿Cómo identificar alimentos o productos detonantes?

Alimentos y productos detonantes 1

Una vez que termines los 28 días sin azúcar, puedes comenzar con este importante proceso, que se lleva a cabo de la siguiente manera:

  1. Durante esta cuarta semana: haz una lista de aquellos productos y alimentos que más has extrañado y ordénalos según su importancia o intensidad. Por ejemplo, en latino América el pan y otras masas son elementos muy arraigados en nuestra cultura y pueden tener un potente efecto en nosotros cuando los reincorporamos.
    • Registra qué te hacen sentir al pensar en ellos.
    • ¿Qué sería lo peor que te podría pasar si los dejas para siempre?
  2. Luego de completar los 28 días sin azúcar, puedes comenzar a intentar con alimentos o productos potencialmente detonantes:   El proceso de prueba de alimentos potencialmente detonantes, debe realizarse de a uno, de manera de aislar una posible reacción.
  3. Comienzas con el primer alimento o producto de tu lista.
    • Durante el día monitoreas qué reacción te produce ese producto o alimento a nivel físico, anímico y cognitivo.
    • Es importante que utilices tu bitácora de autoevaluación para que registres con claridad cómo te sientes al incorporar un producto detonante.
  4. Al día siguiente, descansa: Al día siguiente, luego de haber intentado con un alimento o producto detonante, debes descansar, alimentarte solo de comida real y preocuparte de mantener un buen nivel de hidratación.
  5. Continúa con el resto de los productos hasta haber completado toda la lista.
  6. Evita aquellos productos o alimentos detonantes: si pudiste identificar un producto detonante, la mejor estrategia para no retroceder, es evitarlos. Un buen apoyo a utilizar, son las herramientas que has aprendido en este programa para combatir la ansiedad y los antojos.

¡Siempre ten a mano estrategias alternativas a la comida!

La investigación sugiere que la exposición a señales de alimentos detonantes, al igual que las drogas, activa áreas particulares del cerebro que están involucradas con el sistema de recompensa y placer de nuestro organismo. Esto nos lleva a generar fuertes ansias por consumirlos.

Es por esto que se hace muy importante identifcar qué alimentos o productos te pueden llevar a generar ese comportamiento adicitivo, y evitarlos. Asimismo, es  clave que cuentes con estrategias alternativas que te brinden apoyo y recompensa.

La solución está en las endorfinas

Las endorfinas son neurotransmisores que bloquean el dolor y estimulan los centros de placer y recompensa del cerebro.

6 maneras de liberar endorfinas de manera saludable:

  • Actividad física: cuando movemos nuestro cuerpo y nuestro ritmo cardiaco aumenta, se estimula la producción de endorfinas. Esta es una de las razones por la que nos sentimos tan bien luego de un entrenamiento de tu disciplina favorita.
  • Música: escuchar tu música favorita o aprender a tocar un instrumento, tiene un efecto directo en la química de nuestro cerebro y estimula la liberación de endorfinas y dopamina, que nos lleva a sentirnos relajados, a gusto y contentos. Asimismo, promueve el querer compartir con otras personas y a desarrollar un sentido de comunidad.
  • Amistades: conversar y compartir con amigos, familiares y seres queridos estimula la liberación de endorfinas, que a su vez promueve el sentido de comunidad. La interacción social desencadena emociones positivas. Esta la razón por la que nos sentimos tan bien cuando pasamos tiempo con amigos del alma.
  • Meditación: la práctica regular de meditación y relajación, no solo libera endorfinas, sino que ayuda a aumentar la producción de dopamina, serotonina y melatonina. El ejercicio 4-7-8 es una buena manera de comenzar.
  • Reír: ¿hace cuánto que no ríes con ganas? Los efectos de la risa son increíblemente positivos y estimulan la liberación de serotonina, que explica la sensación de alegría y bienestar luego de una buena risa.
  • Relaciones sexuales: mantener relaciones sexuales con regularidad no solo nos hace sentir muy bien, sino qué, nos ayuda a reducir la ansiedad y el estrés, gracias a la liberación de endorfinas. 
Selecciona tu moneda