Autoevaluación diaria y monitoreo de progreso Copy

Medición de progreso

Si no es medible, no es gestionable. 

Esto es muy importante cuando se trata de cambiar hábitos. El análisis de tu situación actual te ha permitido medir de manera objetiva las áreas de tu vida que quieres cambiar para acercarte a tu mejor versión.

Es crucial entender si el plan de acción que has creado te acerca o no a tus objetivos. Por eso, hay que medir el avance hacia tus metas y decidir si es necesario realizar ajustes a tu plan o continuar por la senda trazada.

En la medida que vayas implementando lo que aprenderás en el taller, será de gran importancia que registres de manera periódica lo que vas experimentando, a nivel físico y emocional.

Una bitácora de registro te ayudará a entender mejor lo que vas experimentando así como también el origen de tus ansiedades, en especial al principio del programa. Utiliza la bitácora de autoevaluación diaria que hemos preparado para ti.

Te recomiendo que cada semana vuelvas a tomarte las medidas y calcules tu porcentaje de grasa. Toma tus medidas siempre en las mismas condiciones, idealmente a primera hora de la mañana, antes de comer o beber agua.
Puedes calcular tu porcentaje de grasa aquí.

Todo estos registros te darán la información que necesitas para tomar una decisión respecto de los ajustes que necesitas hacer ya sea en tu vida, objetivos o plan de acción.

Estableciendo la mentalidad para grandes resultados

Ya has establecido tus objetivos y creado un plan de acción, entonces ¿qué papel juega la mentalidad y actitiud con los hábitos en nuestra salud, estado físico, bienestar y éxito en la vida? 

En una palabra: TODO.

Detente un minuto y piénsalo bien.

Todo comienza con las creencias y costumbres que conforman nuestra manera de pensar, enjuiciar la realidad y actuar. Define nuestra actitud y hábitos, y nuestros hábitos dan forma a nuestra vida.

Hazte consciente de tu hábitos

Cuando comienzas a entender la conexión entre QUÉ comes, POR QUÉ lo comes y CÓMO te sientes, podrás tomar control de tus decisiones.

Intenta determinar si tus antojos son una respuesta a la comida que está a tu alrededor, a una situación emocional, como el estrés o, a un comportamiento que se ha convertido en un hábito. De esta manera podrás determinar la mejor estrategia para iniciar el cambio.

No se trata de sentirte culpable respecto de la comida. Se trata de distinguir mejor cuando estamos frente a un antojo y saber cuáles son nuestras mejores opciones para no caer presa de ellos.

Lleva una bitácora de alimentación y antojos

Llevar una bitácora donde registres de lo que vas sintiendo durante este proceso de cambio, es una manera muy efectiva para lograr el cambio de mentalidad que necesitas para cumplir con tus objetivos y poder reemplazar aquellos hábitos que no te están permitiendo alcanzar la persona que sueñas ser.

Tómate el tiempo de escribir los aspectos que pueden estar influyendo en el resultado de tu progreso. Puedes hacerlo una o varias veces en el día e incluir aspectos importantes como los que se detallan a continuación:

  • ¿Cuánto dormiste? ¿tuviste un descanso reponedor?
  • ¿Hiciste algún tipo de actividad física?
  • ¿Cómo estás de ánimo?
  • ¿Qué comiste durante el día? ¿Cuánta hambre tuviste? ¿Comiste solo o acompañado? ¿qué sensación te dio la comida?
  • ¿Tuviste algún antojo? ¿Qué tan intenso fue? ¿En qué momento se produjo? ¿qué estabas haciendo? ¿cómo reaccionaste? ¿cómo te gustaría reaccionar la próxima vez?
  • ¿De qué estás agradecido en el día de hoy? 
  • ¿Te diste tiempo de calidad para tí? 
  • Anota cualquier otro aspecto que haya sido importante en el día.

Descarga esta bitácora que hemos preparado para ti

Selecciona tu moneda