El azúcar y desajustes hormonales

El azúcar y desajustes hormonales

¿Sabías que 1 de cada 5 personas pierde el deseo sexual en algún momento de su vida? Una de las causas es el excesivo consumo de azúcar, productos procesados y carbohidratos refinados. Como verás a continuación, el azúcar destruye la libido.

Azúcar, insulina y deseo sexual

Existe un estrecho vínculo entre las hormonas sexuales, un adecuado nivel de azúcar en la sangre y el equilibrio de la hormona insulina. Los picos de insulina y posteriormente resistencia a la insulina, que resulta de comer demasiada azúcar y carbohidratos simples, puede provocar acné y ciclos menstruales irregulares en las mujeres. Además de contribuir a la pérdida de cabello capilar y exceso de cabello en otras áreas del cuerpo.

Por otra parte, en los hombres puede generar agrandamiento de los pechos y disfunción eréctil entre otros desajustes.

En general se nos hace difícil percatarnos de los problemas y consecuencias que el azúcar nos genera. Y asumimos que estos y otros síntomas son en realidad parte del proceso de envejecer.

Sin embargo, es importante entender que los trastornos del estado de ánimo que afectan la libido en mujeres y hombres no son parte de este proceso. Sino más bien, son un desajuste hormonal provocado por un agente externo, en este caso, el azúcar. Y, por lo tanto, está en nuestras manos poder resolver el problema.

Existen malos hábitos que contribuyen al desbalance de las hormonas sexuales como:

  • Beber y fumar
  • Sedentarismo
  • Exposición a toxinas ambientales
  • Estrés crónico

Pero el principal factor de desequilibrio es el azúcar en todas sus formas, incluidas las harinas y exceso de carbohidratos simples. Esto genera que se eleve la insulina, creando un efecto dominó de desajustes hormonales.

Una vez que comprendes el grado de desajuste que la insulina puede causar en los procesos hormonales, comienzas a entender porqué el exceso de azúcar puede destruir tu vida sexual, nivel de energía y estados de ánimo.

5 razones porqué el excesivo consumo de azúcar destruye la libido

  1. El azúcar disminuye la producción de testosterona. En los hombres, la resistencia a la insulina provocada por cantidades excesivas de azúcar y sus equivalentes, genera una disminución de la producción de testosterona, la hormona responsable de numerosas funciones, incluido el bienestar sexual. Tanto el deseo como el desempeño sexual se ven fuertemente afectados.

    Asimismo, la disminución de testosterona puede provocar una reducción de masa muscular y un aumento de grasa abdominal. Ese exceso de grasa corporal puede aumentar los niveles de estrógeno, lo a que a su vez provoca una disminución del deseo sexual y otros problemas como la disfunción eréctil.
    El desajuste de los niveles de testosterona también afecta a las mujeres.  Puede disminuir el deseo sexual y, al igual que en los hombres, puede provocar un aumento de grasa corporal y disminuir la masa muscular.

  2. El azúcar genera resistencia a la leptina. La leptina es una hormona que, entre otras funciones regula el apetito, enviando la señal al cerebro de que es hora de suprimir el hambre y así, dejamos de comer.
    Cuando consumes mucha azúcar, alimentos procesados ​​y harina, la leptina pierde efectividad. Y el cerebro deja de responder a la señal de esta importante hormona.

    La leptina también cumple un rol respecto del comportamiento sexual. Un estudio en la revista Clinical Endocrinology observó a tres grupos de hombres. Y encontró que aquellos con niveles más altos de leptina, probablemente debido al desarrollo de resistencia a esta hormona, también tenían un índice de masa corporal (IMC) significativamente más alto. Asimismo, presentaban niveles más bajos de testosterona que el grupo de control.

  3. El azúcar reduce la producción de la hormona del crecimiento (GH). La hormona del crecimiento estimula el crecimiento, reproducción celular y la regeneración en humanos y otros animales. Esta se produce principalmente durante el sueño profundo.

    Esta hormona mejora la masa muscular, ayuda al cuerpo a utilizar la grasa acumulada, además de mantener la libido en niveles óptimos.

    Se hace evidente que una deficiencia de esta hormona puede traducirse en:
    – una reducción de la masa muscular.
    – aumento del contorno de la cintura.
    – un incremento del riesgo de diabetes tipo II y,
    – disminución de la libido.

    Hay estudios que demuestran que niveles elevados de insulina, además de afectar los niveles de testosterona y nuestro deseo sexual, reduce también la capacidad de nuestro organismo para producir hormona del crecimiento.

  4. El azúcar genera fatiga. Al llevar una dieta alta en carbohidratos, productos procesados y azúcar, terminamos aumentando la carga glucémica. Esto se traduce en una producción elevada de insulina que se vuelve crónica. Y, por lo general, la insulina compensa en exceso, reduciendo demasiado el nivel de azúcar en la sangre. Esto provoca hambre, ansiedad y fatiga. A pesar de que hayas comido hace menos de una hora.

    Además, el exceso de azúcar interfiere en la producción de orexina, un neurotransmisor que regula las conductas alimentarias, la vigilia y la excitación, lo que contribuye a la fatiga y somnolencia.

  5. El azúcar provoca estrés y ansiedad. Un consumo alto de azúcar provoca cambios de humor, depresión y ansiedad. Asimismo, la elevada producción de insulina afecta los niveles de cortisol, la hormona del estrés. Cuando ambas hormonas permanecen elevadas de manera crónica, provocan una disminución de la masa muscular, almacenamos grasa y disminuye el deseo sexual.

Recuperando el balance hormonal

Recuperar el equilibrio hormonal está directamente relacionado con lo que pones en tu boca. El alimento es información y regula la expresión de los genes, las hormonas y el metabolismo.

Por eso es importante elegir alimentos que te permitan bajar la carga glucémica en tu alimentación, incluyendo todo tipo de verduras frescas, algo de fruta, frutos secos, semillas, grasas saludables y proteínas de alta calidad. De esta manera, la función de la hormona insulina y el desequilibrio hormonal que genera, volverán a funcionar correctamente.

Conéctate con tu cuerpo, emociones y capacidad cognitiva y reflexiona cómo han cambiado estos aspectos de tu vida durante el programa.

Selecciona tu moneda