Intro – Introducción a los Ayunos Intermitentes – Coaching Grupal

Actualmente, el ayuno intermitente es una de las tendencias de salud y bienestar más populares del mundo.

La gente lo utiliza para perder peso, mejorar su salud y simplificar sus estilos de vida.

Muchos estudios muestran que podría tener efectos poderosos en nuestro cerebro y en todo el organismo. (1, 2, 3).

Aquí te dejo una guía para poder comenzar a practicar el ayuno intermitente.

¿Qué es el ayuno intermitente?

El ayuno intermitente es un patrón de alimentación que se divide entre períodos de ayuno y alimentación.

El ayuno intermitente, no es una dieta en el sentido convencional, pues no es estrictamente necesario adoptar un estilo de alimentación específico para incluirla en tu rutina. La única salvedad es evitar los alimentos procesados y azúcar añadida.

El ayuno nos ha acompañado durante toda nuestra evolución. Los antiguos cazadores y recolectores contaban con una disponibilidad limitada de alimentos, por lo tanto, ayunar era parte del diario vivir.

Como resultado, los humanos evolucionaron para poder funcionar sin alimentos durante largos períodos de tiempo. De hecho, ha sido más habitual ayunar de vez en cuando, que comer 3 o 4 (o más) comidas por día, todos los días, como habitualmente hacemos.

El ayuno también se ha practicado con frecuencia por razones religiosas o espirituales en diferentes doctrinas, por ejemplo en el Islam, Cristianismo, Judaísmo y Budismo.

¿Por qué es efectivo el ayuno intermitente?

Los investigadores sugieren que la razón por la cual el ayuno intermitente funciona tan bien es porque es la dieta más cercana a la que tenían nuestros antepasados. Hoy en día, el fácil acceso a los alimentos ha eliminado por completo el ciclo normal de “banquete y hambre” que el cuerpo necesita para la regeneración y el reemplazo de células.

El Dr. Michael Mosely, autor del libro ” The Fast Diet: Lose Weight, Stay Healthy, and Live Longer with the Simple Secret of Intermittent Fasting”, afirma:

“Es sólo en períodos en los que no cuentas con alimentos que tu cuerpo entra en una especie de modo de reparación, en lugar de trabajar hasta el agotamiento. Pero cuando te quedas sin comida durante 12 a 14 horas, tu cuerpo comienza a pensar: “Bueno, ahora es tiempo de hacer un poco de mantenimiento y reparación”.

El ayuno intermitente, le entrega al cuerpo el tiempo adecuado para limpiar y eliminar las toxinas, lo que no puede lograr a través de una dieta de múltiples comidas y snacks durante el día. Esta práctica no sólo habilita la capacidad del organismo para sanar y producir células eficientes, sino que también hace que tu cuerpo transforme la grasa acumulada en combustible, habilitando la pérdida de peso de manera gradual, sostenida y saludable, pues no es necesario una dieta de restricción calórica bajo el ayuno intermitente.

Métodos más utilizados de ayuno intermitente

Hay varias formas diferentes de hacer ayuno intermitente, todas las cuales implican dividir el día o la semana en períodos de ayuno y alimentación.

Durante los períodos de ayuno, comes muy poco o nada en absoluto.

Estos son los métodos más populares:

  1. El método 16/8: también conocido como el protocolo Leangains, implica restringir el período de alimentación diaria a 8 horas. Luego ayunas durante 16 horas. Puedes realizarlo varias veces a la semana o todos los días.
  2. Método de 24 horas: esto implica ayunar durante 24 horas, una o dos veces por semana.
  3. La dieta 5: 2: con este método, comes de manera normal por 5 días y limitas la ingesta calórica a 500 o 600 calorías en los otros dos días. La idea es no hacer el ayuno en días consecutivos.

El método 16/8 es el más popular y más recomendable, pues es relativamente fácil incluirlo en la rutina diaria, no restringe la ingesta calórica y confiere muchos beneficios.

El ayuno funciona a nivel hormonal y celular

Cuando ayunas, ocurren varias cosas en tu cuerpo a nivel celular y hormonal. Tu cuerpo ajusta los niveles hormonales para hacer que la grasa corporal almacenada sea más accesible. Además, tus células inician procesos de reparación en tu organismo.

Algunos de los cambios y beneficios para nuestra salud que se gatillan a través del ayuno, incluyen los siguientes:

  1. Promueve la pérdida de peso: el ayuno intermitente puede ser un gran apoyo para perder peso y reducir la grasa abdominal, sin la necesidad de restringir calorías. (12)
  2. Hormona de crecimiento humano (HGH): los niveles de la hormona de crecimiento se incrementan, aumentando hasta en 5 veces, apoyando de esta manera la pérdida de grasa corporal y el aumento de masa muscular, entre otros (4, 5).
  3. Insulina: la sensibilidad a la insulina mejora y sus niveles disminuyen drásticamente, haciendo que la grasa corporal almacenada sea más accesible (6).
  4. Reparación celular: cuando está en ayunas, tus células inician procesos de reparación celular. Esto incluye la autofagia, donde las células digieren y eliminan las proteínas viejas y disfuncionales que se acumulan dentro de las células (7, 8).
  5. Expresión genética: hay cambios en la función de los genes relacionados con la longevidad y la protección contra la enfermedad (9, 10).
  6. Inflamación: algunos estudios muestran reducciones en los marcadores de inflamación, un factor clave de muchas enfermedades crónicas (11, 12, 13).
  7. Salud del corazón: el ayuno intermitente puede reducir el colesterol LDL “malo”, los triglicéridos, la inflamación, el nivel de azúcar en la sangre y la resistencia a la insulina, todos ellos factores de riesgo de enfermedad cardíaca (1, 14, 15).
  8. Salud del cerebro: el ayuno intermitente aumenta la hormona cerebral BDNF y puede ayudar al crecimiento de nuevas células nerviosas. También puede proteger contra la enfermedad de Alzheimer (16, 17, 18, 19).

Hay que considerar que desde el punto de vista de la ciencia, la investigación todavía está en sus primeras etapas y aún no se cuenta con evidencia suficiente para garantizar los beneficios que esta práctica nos podría conferir.

Asimismo es importante destacar que a través de la observación y experiencia de  milenios, el ayuno ha sido considerado en todas las culturas del mundo como una excelente práctica que promuve la salud general y nos ayuda a alcanzar un nivel de claridad mental más elevado.

Una poderosa herramienta para perder peso

Una de las razones principales que llevan a las personas a elegir el ayuno intermitente es perder peso.

Además de disminuir la insulina y aumentar los niveles de la hormona de crecimiento, el ayuno intermitente aumenta la liberación de norepinefrina (noradrenalina), la hormona quemadora de grasa, convirtiéndose en una estrategia muy efectiva para aumentar la tasa metabólica. Se estima que el metabolismo aumentaría entre un 3,6% y un 14% (20, 21).

Un estudio de 2014 encontró que este patrón de alimentación puede ayudar a perder entre 3% y 8% de peso corporal en 3 a 24 semanas.  Una cantidad importante en comparación con la mayoría de los estudios de pérdida de peso (1).

Según el mismo estudio, las personas también redujeron entre 4% y 7% el contorno de la cintura, lo que indicaría una pérdida significativa de grasa abdominal adversa que se acumula alrededor de los órganos, dsiminuyendo el riesgo de enfermedades cardiacas (1).

Riesgos potenciales de la práctica del ayuno

El ayuno intermitente es una práctica muy segura, mientras lleves un estilo de alimentación saludable.

Pero como todas las cosas, es importante estar conscientes de los potenciales riesgos antes de tomar la decisión de implementar la práctica del ayuno. La siguiente lista resume los principales factores que hay que considerar antes de comenzar a ayunar:

  • Si tienes bajo peso o un historial de desórdenes alimenticios, debes consultar con un profesional de la salud antes de comenzar.
  • Si tienes problemas de fertilidad y / o estás tratando de concebir, considera suspender el ayuno intermitente por el momento.
  • No es recomendable si estás embarazada o amamantando.
  • Si tienes diabetes o problemas para regular el nivel de azúcar en la sangre, es importante consultar con tu doctor antes de comenzar.
  • Si tienes presión arterial baja, es importante consultar con tu doctor antes de comenzar.
  • Si estás tomando medicamentos, debes consultar con tu doctor para asegurarte de que el ayuno no interfiera con el tratamiento.

En cuanto a los posibles efectos secundarios, estos principalmente incluyen:

  • El hambre es el principal efecto secundario del ayuno intermitente. La mejor manera para minimizar la ansiedad que se pudiese llegar a generar, es que en la útlima comida del día, justo antes de comenzar con el ayuno, consumas grasas saludables, fibra y proteínas, de modo de generar saciedad y una liberación lenta y sostenida de energía.
  • También podrías sentirte débil o fatigado.

Antes de comenzar

Hay factores importantes que deben tenerse en cuenta para garantizar una estrategia exitosa. Aquí te dejo algunos consejos que puedes seguir:

  1. Elimina todos los alimentos procesados ​​de tu dieta. Asegúrate de que los alimentos que consumes durante el período de seis a ocho horas sean reales y saludables. Comer alimentos procesados va en contra del propósito de desintoxicación de tu cuerpo.
  2. Incorpora suficiente agua y líquidos en tu dieta. Durante el ayuno, asegúrate de consumir líquidos para mantener un buen nivel de hidratación y sensación de saciedad. Esto te ayudará a manejar los antojos al comienzo de tu ayuno.
  3. Obtén el apoyo de amigos y familiares. Es importante que cuentes con el apoyo de tus amigos y familiares, especialmente de las personas con las que vives. Esto te proporcionará suficiente motivación e impedirá que te desvíes de tu objetivo.
  4. Pero lo más importante, es no olvidar que esto depende de ti. El período de transición puede ser difícil, especialmente en los primeros días, pero tu compromiso e impulso te ayudarán a alcanzar y mantener tus objetivos.
Selecciona tu moneda