Tácticas para combatir a ansiedad

En las secciones anteriores hemos aprendido cómo la ansiedad y el estrés nos pueden jugar en contra, en especial cuando llevamos un estilo de alimentación alto en carbohidratos simples, azúcar y productos procesados. Vimos también que al dejar atrás el azúcar y alimentos adicitivos como el trigo y la leche, puede generarse un síndrome de abstinencia.

Por estas razones, se hace muy importante contar con herramientas que te permitan sobrellevar de la mejor manera este deafío inicial.

Tácticas para combatir la ansiedad

Ejercicio de respiración 4-7-8. Entra a la zona verde

Estando de pie y con la columna recta, coloca la punta de la lengua en la parte superior trasera de los dientes delanteros y mantenla allí durante todo el ejercicio. Deberás exhalar a través de boca, alrededor de la lengua.

  1. Exhala completamente todo el aire a través de la boca de manera sonora.
  2. Cierre la boca e inhala silenciosamente a través de la nariz, contando mentalmente hasta cuatro.
  3. Mantén la respiración, contando mentalmente hasta siete.
  4. Exhala completamente todo el aire a través de la boca de manera sonora, contando mentalmente hasta ocho.
  5. Repite esta secuencia tres veces más para completar un total de cuatro.

Realiza este ejercicio cada vez que sientas ansiedad o antojos por cosas dulces.

Crea el hábito de respirar de manera diafragmática

  1. Programar una alarma que se active varias veces en el día.
  2. Cada vez que suene, dirígete a un lugar donde puedas estar a solas.
  3. Pon tus manos en la región del ombligo y repite varios ciclos de respiración 4-7-8 (2 a 3 minutos), sintiendo como tus manos suben y bajan.

Este ejercicio deberás incluirlo en tu vida diaria, todos lo días. A través de la experiencia repetitiva de sentir, a través de tus manos, cómo sube y baja el abdomen, te harás consciente de la sensación de respirar de manera diafragmática y te habiturás a respirar de esta manera. Y así, permanecerás más tiempo en la zona verde, los procesos de estrés y ansiedad serán menos agudos y se te hará mucho más fácil el proceso de adaptación al Reboot digestivo.

Crea un espacio sólo para ti

  • Implementa una rutina de 30 minutos diarios de actividad física: Aumenta tu actividad física, haciendo algo entretenido, que te ayude a relajarte. Idealmente hazlo al aire libre. Y, recuerda, la idea es disfrutar. Incluso salir a caminar por 30 minutos es un buen comienzo.
  • 30 minutos de escritura creativa: Consigue un bonito cuaderno, que te agrade. Cada día, al levantarte, escribe tres páginas de lo primero que se te venga a la cabeza. Intenta no pensar acerca de qué escribir y deja que tu lápiz fluya a través de las páginas. Luego de finalizar, bebe un vaso de agua. Realiza este ejercicio de forma diaria durante un mes.
  • 10 minutos de meditación diaria: Los beneficios de la meditación son muchos. Busca un lugar en silencio, siéntate con tu columna derecha y enfócate en tu respiración. Incluso cinco minutos al día son suficientes para comenzar a obtener los beneficios de esta práctica. Inscríbete en un curso de meditación de modo de aprender una técnica que te acomode. Por ejemplo, Vipassana o Mindfulness.

¿Que snacks te preparaste?

¡A mi me fascina el fudge de chocolate! Recuerda, los snacks del Reboot están diseñados para combatir la ansiedad inicial, sin perpetuar la adicción a los carbohidratos. Si no te has preparado, ¡hazlo ya! Te ayudarán a no echar mano a aquellos alimentos que están fuera del Reboot.

Proteínas y grasas saludables

Para sentir saciedad por más tiempo, además de producir energía de manera sostenida, evitando altos y bajos, es importante que consumas proteínas, fibra y grasas saludables, en especial al desayuno.

Antes de asistir a una reunión social, asegúrate de comer

Si vas a asistir a un cumpleaños o alguna reunión social, asegúrate de comer proteínas y grasas antes de irte. Esto disminuirá las ansias de comer cosas dulces, que probablemente estén disponibles en la reunión.

Selecciona tu moneda